Obra Cultural Fotografiamartell, Fotografía Química, Creativa y Artistica

Novedades
ARTICULO, ENSAYOS, DIVAGACIONES Y PENSAMIENTOS

El Instante (no) Decisivo, por Ruben Morales

rubenmoralesportrait

A menudo hemos oido hablar del instante fotográfico. Es algo que históricamente ha tenido una importancia sublime en la fotografía, incluso entre fotógrafos en los que el grueso de su trabajo no es la calle o la fotografía de situación. Henri Cartier-Bresson hablaba del "momento decisivo" y el "dibujo instantaneo". Hemos visto decenas de fotografías suyas en las que el comentario redundante siempre ha sido algo asi: "Como ha captado el instante". A ojos de la mayoría este saber estar y saber cuando disparar es su máxima virtud, pese a que tenga otras igual o mas importantes que a menudo pasan desapercibidas, o que al menos no se les da tanta importancia.

 

 

cartierbresson

 

El otro día estaba buscando en unas cajas unas fotografías para enseñarles a unos amigos que estaban en mi laboratorio. Ni siquiera recuerdo que buscaba, pero no he podido olvidar lo que encontre. Y es que era algo ya olvidado, algo que en su día me machacó literalmente, por que siempre había vivido esto como algo que se consigue o no se consigue.  Para mi era dificil imaginarme de otra manera esta fotografía de HCB (Henry Cartier Bresson). Pero lo podía haber sido, y de ser así, seguramente nunca la hubieramos conocido. Podía llegar a imaginarme al hombre en el agua. La tensión habría desaparecido aunque habría ganado un punto cómico. Pero no me podía imaginar un disparo en un punto en el que la foto careciese totalmente de interés y donde no solo la tensión y la fuerza, sino la composición se fueran al carajo.

scan1

Volviendo a esa fotografía que encontré que tanto me hizo devanarme los sesos, fue ahí cuando empecé a ser cosciente de que el instante preciso no es ni una décima antes ni una décima después, si bien hay fotografías que llevan mejor ese posible desfase entre situación y disparo. Por ejemplo, si un niño se está riendo, puede que no hayas captado el momento culminante de esa risa pero probablemente guardaras una bonita e interesante fotografia. Pero hay otros instantes que requieren una precisión atómica y en muchas ocasiones una ración extra de suerte.
Esta es la fotografía de la que hablaba:

La situación no era fácil, no nos vamos a engañar, aunque no quiero poner esto como excusa, (si es que no la he puesto ya ;-p), por que todo dependía de apretar unas decimas mas tarde el disparador. Poniendonos en situación, el barco estaba fondeado, aunque habia un suave oleaje que hacía que se moviese unos metros arriba y abajo sobre todo cuando la ola entraba por la proa. Yo estaba subido en una pequeña zodiac, (que también subia y bajaba con las olas) intentando que la Rolleiflex no acabase en el mar por que quería un contrapicado muy pronunciado y tenía la cámara casi al borde del agua, (una ventaja de los visores de cintura). Disparé la foto sin saber ni lo que había sucedido ante mis ojos, por que los niños estaban jugando e imaginaba que a uno lo había pillado en el aire pero no sabía mucho mas.scan12

Fué todo muy rápido. Al  revelar unos días después ese rollo descubro en la mesa de luz una escena que en principio me parecía impresionante y decido positivarla la primera. Y fué ahi, viendo la copia, cuando descubrí el desfase entre mi dedo y el instante. Sin ser un experto calculador de trayectorias mas o menos intuyo lo que sucedió en el instante después a apretar "el gatillo":

El niño del número 1 habría quedado bastante mas a la derecha y algo mas abajo y con gran parte de su cuerpo contra el cielo. La niña del 2 estaba dandose el impulso y está prácticamente en el aire por lo que al igual que el 1 habría quedado contra el cielo cerrando esa parte de la composición. Como vemos en la flecha del número 3 una ola está entrando por proa lo que estaba haciendo elevarse el barco en ese preciso momento. Por eso en un breve espacio de tiempo, la niña del número 4 estaría mas arriba, debando mas aire en la parte baja de la composición. Al entrar ladeada la ola el barco escoraba ligeramente a la derecha con lo que también habria ayudado a separar los mástiles del niño 1 y se habría formado una diagonal mas marcada. Y finalmente el niño del número 5 estaba prácticamente colgado de la cuerda balanceandose de lado a lado con lo que intuyo que habria quedado contra el casco dando una nota de grises claros y rompiendo esa mancha oscura...

Durante días dudé, me intentaba convencer a mi mismo. Pero tanto el demonio de mi hombro como el angelito me decían que guardase la copia en una caja y me olvidase de ella para siempre. Y eso hice, pero mira tu por donde que el otro día apareció y volvió a despertar aquel arrepentimiento por no haber sabido esperar unas décimas de segundo. He vuelto a reflexionar ya desde la tranquilidad sobre el tema, he meditado mucho, muchísimo sobre "el dibujo instantaneo" de HCB. Estoy mirando la vida de otra manera, aún sabiendo que mis dos próximos trabajos nada tienen que ver con el "instante", pero he llegado a la conclusión de que es el instante lo mas importante aún en la mas absoluta inmovilidad, y no solo del objetivo para fuera, sino tambien, (y mas importante aún), del objetivo para dentro.

 

Ruben Morales. (http://www.rubenmorales.es/)