Obra Cultural Fotografiamartell, Fotografía Química, Creativa y Artistica

Articulos, Ensayos, Divagaciones, Pensamientos...


El Absolutismo Fotográfico


¿Quien hay detrás de esas maravillosas copias que estamos acostumbrados a ver en el mundo argénteo?

En el cine al acabar la película se muestran los créditos, donde salen ordenados desde el director de la película hasta el iluminador e inclusive los limpiadores, es porque se entiende que es un producto que requiere el trabajo de muchas personas, ninguno de nosotros nos extrañamos, es mas lo vemos hasta lógico porque sin ellos no hubiera sido posible, y esto es muy importante, en fotografía solo excepcionalmente el fotógrafo reconoce la participación de otras personas, quedando finalmente transformado en un algo individual.


Sabemos que muchas veces hay detrás un maestro positivador, (que se ha pretendido comparar con una maquina fotocopiadora sobre todo en la época esta del digital que podemos llamar “del todo vale”) , esto se debe a los famosos estándares fotográficos, donde se dice que de esa forma bajo unas condiciones y con un equipo determinado debería dar ese resultado, pero en fotoquímica sabemos que el estándar en realidad no existe y que cada uno debe buscar su finalidad, por ello que cada negativo tiene que ser interpretado como si fuera una partitura diferente a los otros, consecuentemente salvar esas dificultades para dar con la copia final mas adecuada es un trabajo que requiere muchísima experiencia y años encerrados en el laboratorio, sin exagerar un ápice, esto lo saben los fotógrafos experimentados mas que de sobra, y muchos acuden al maestro positivador consciente de la importancia que tiene llegar a transmitir con pleno acierto aquellas virtudes que no solo posee el negativo sino incluso (aplicando su sabio conocimiento) las mas escondidas e inertes que harán de el copias maravillosas.


(Lo que acontece hoy dia…)


En cambio podemos asistir a muchas exposiciones de fotografía en las que ni se menciona la labor de estos llamémosles “extras”, ya que no solo me limito a mencionar al laborista lo mismo sucede con otros como maquilladores, iluminadores, auxiliares de todo tipo, decoradores, vestuario, ¡Si como en el cine! y no se les menciona para nada, el fotógrafo es absolutista, asume todos los roles aun cuando no sea trabajo directo de el, de ahí que la fotografía a ojos de otras disciplinas no sea considerada en su justo punto, esta entre otras razones. Pero no se trata de restar importancia al fotógrafo, lo que queremos es ensalzar la labor sorda de muchas personas que están ahí aunque no las veamos, gracias a lo cual transmitiríamos que la fotografía es algo mas que luz penetrando en un negativo, su complejidad es mayor y requiere preparación y medios (no es de extrañar la desidia por tanto de las instituciones publicas y la postura del mundo de las artes hacia nosotros), esto que es algo que hoy día esta pasando desapercibido para muchos en cambio es una gran verdad para una minoría.


El fotógrafo que ha sido positivado, por Juan Miguel Alba Molina, Joseph Maria Ribas i Prous, Juan Manuel Castro Prieto entre otros muchos… dispone de la posibilidad de recurrir al conocimiento y experiencia de estos laboristas, que toma muchas y complejas decisiones sobre el tipo de papel (según su tono y superficie), emulsión mas adecuada, luz a emplear, reveladores, filtrajes, coloraciones, texturas, brillos, gama tonal… esto lo hace el positivador y al finalizar la copia le ha dado carácter a la misma.


Sabemos hoy día de algún fotógrafo que se ha hecho famoso y cuya obra presenta gran calidad, a pesar de tener unos negativos absolutamente desastrosos, pero el aficionado que lee y compra el catalogo eso nunca lo sabrá solo vera unas copias maravillosas donde pone “Fulanito de tal”, que debe al menos el 50% de su trabajo al que se las copio, (en otro tiempo no hubieran valido para nada porque serian malas, se las hubiera tenido que positivar el mismo). No quieren poner créditos quieren quedarse con todo ¿Por qué no se menciona esto? porque eso es legalidad, ser franco y ser honorable.
Otra de las cosas que no se tienen en cuenta es que ni uno solo de los positivadores, y menos aquellos que tienen prestigio permitirí

a ni una copia que no estuviese a la altura, es por ello que el concepto “el cliente manda” es mas que discutible, y eso es la base de la reclamación “Si no me lo hace uno me lo hace otro” pues esto no funciona así, si usted quiere una gran copia me temo que tendrá que pasar por el aro, deberá llegar a un acuerdo, si es que consigue que le positiven claro.


(La clave de todo…)


Un grupo de fotógrafos se empeño hace muchos años hasta conseguir que se les reconociera la obra como totalmente propia, y por esto podemos decir que la fotografía no se ha remontado porque han querido ser absolutos, ser los dueños de todo, que se les anotara todo el merito y acabo siendo menos prestigiosa, antes el fotógrafo era cien por cien, sus emulsiones, reveladores y positivaba, es mas según el contraste lumínico sabia los componentes del revelador que debía modificar para aumentar o disminuir la reducción de plata, pero la era de la fotografía comercial irrumpe en los años 40 muy fuerte, y gente menos capacitada empieza a aparecer al masificarse el uso de la cámara, exigiéndose un nivel mucho menor de conocimientos, (el mismo fenómeno se puede observar hoy día mas acusado aun).


El positivador lo elije todo y da el carácter a la foto, el símil seria que el de la cámara fuera como un cazador, pero el laborista es el cocinero, sin este ultimo a ver quien se come la carne cruda.
Al menos el que monte una exposición debería poner: Positivada por “Fulanito de tal” si positiváramos tan bien como ellos no necesitaríamos su consejo y ayuda.


Alejandro Martell

Actualizado (Miércoles, 15 de Septiembre de 2010 13:20)